Despertar, Crónicas Vampíricas de L. J. Smith

, , Leave a comment

Pues he hecho una reseña del primer capítulo de Despertar, de L. J. Smith, porque va de un triángulo amoroso entre dos hermanos vampiros italianos y una pedorra, así que seguro que es un petardo. Solo he podido hacer el primer capítulo porque sufrí un aneurisma leyéndolo y me morí.

Escribí esta reseña para El Club Escarlata en 2014, no es demasiado larga, pero he querido recuperarla para Parfavar Libros también.

Decidí leerme este libro porque me dijeron que era la mierda más grande jamás escrita, así que mi inclinación al masoquismo hizo que no pudiera resistirme.

El mundo necesita más crónicas vampíricas

Los vampiros trolasos de Despertar
Vampiros trolasos.

Pues a ver, comencemos por la portada. Es bonita, así en la línea de Coprúsculo, con un reloj de arena en grande, lo cual remite al paso del tiempo, tema que fue muy popular durante el Siglo de Oro español, y que tiene muchos motivos, dos de los cuales son el Carpe Diem y el Tempus Fugit, que te recuerdan que podrías estar haciendo cualquier otra cosa para aprovechar tu vida, pero en su lugar estás leyendo mierdecitas como esta.

En la portada también pone “Crónicas Vampíricas” en letra pequeña debajo del nombre de la autora, lo cual hace pensar que lo que hay dentro ha de ser lo más original que has leído en tu vida. La autora tiene nombre de pirata, L.J. Smith, que no puede ser otra cosa que Long John Smith, evidentemente.

Leamos la sinopsis. Un triángulo amoroso entre la chica más popular del instituto y dos hermanos vampiros de nombre Salvatore. Seguro que además proceden de una rica familia florentina del Renacimiento, o algo así. Además, seguro que Fell’s Church es un pueblo lleno de rednecks y curas de esos tan graciosos que van en bici con la sotana y el maletín, y que siempre llevan encima una cruz y una ristra de ajos, por si acaso. En el libro se polariza todo el espectro de las emociones humanas en dos hermanos que encarnan la bondad y la maldad, así que promete una profundidad abismal. “Su odio excede las barreras del tiempo”, cuánto dramatismo, cuánta intensidad.

Una protagonista llamada Mary Sue

Mary Sue en las Crónicas Vampíricas de L.J.Smith
El universo gravita alrededor de la Pedorra esta.

Joder, una entrada de diario, comenzamos fuerte. Joder, y la primera frase está tachada. Joder, no? “Algo horrible va a suceder hoy” está tachada y no consigo encontrar ninguna razón para que lo esté. ¿Habrá más jueguecitos ortotipográficos? ¿¿¿¿Pondrá la autora muchos signos de exclamación para dar más énfasis??????? Espero que sí!!!!!! Al parecer, la niña esta está preocupada porque está muy inquieta y asustada pero no sabe por qué, y son las 5:30 de la mañana y no puede dormir. Yo creo que no puede dormir por el follón que se ha montado con lo de Trump, a mí me dan ganas de no volver a salir de casa.

Pues bueno, la tía sigue dándole vueltas a esto, y te dice que “se siente fuera de lugar pero que sabe que hay un lugar al que pertenece, sólo que no logra encontrarlo”, y es en este momento cuando te das cuenta de que su nombre es Mary Sue. Es gracioso porque en lugar de un diario parece una carta al lector, está llena de información expositiva totalmente gratuita. Es muy gracioso también que use comillas para enunciar un pensamiento suyo (“Cuando giramos en nuestra calle, pensé de repente: ‘mamá y papá nos están esperando en casa'”), la voz de otro personaje (“Justo entonces, tía Judith soltó ruidosamente una maleta en el suelo detrás de mí, lanzó un enorme suspiro y dijo: ‘Estamos en casa’), o que explique en su propio diario su propia biografía (“Nací aquí, en Fell’s Church. Siempre he vivido en esta casa, siempre. Esta es mi vieja habitación…”) JAJAJA POR QUÉ.

La tía insiste en que todo lo que dice “Es de locos”, pero tú no sabes a qué coño se refiere, porque no te explica nada relevante. Pues si la niña dice que es de locos habrá que creerla, la sensación que da este fragmento es de un gran “WTF me estás contando no me importa tu vida niñata repelente”. Con lo fácil que habría sido resumir todo eso en: “Elena Gilbert tuvo un extraño presentimiento cuando llegó a casa, se sentía fuera de lugar.” Yo qué sé. Pero no, se dedica a blablablear chorradas y a estamparte información aleatoria en la cara. Lo del diario no viene a cuento de nada. En serio, si escribís una novela, pensáoslo dos veces antes de meter un diario, el siglo XIX acabó hace más de cien años.

Sigamos. Ay, cada frase tiene algo, pero no puedo entretenerme tanto porque me quedan cinco páginas aún para acabar el capítulo. Podría hacer un post por cada página, pero sería demasiado hasta para mí, así que voy a saltarme algunas cosas. Sólo voy a decir que el vocabulario es muy gracioso (“…con la pluma cerniéndose sobre el pequeño libro”, “arrojó pluma y libro a la gran ventana mirador, donde rebotaron inofensivamente…”, “Todo era tan totalmente ridículo…”). OMG hasta hay una escena de ella NO mirándose al espejo porque YA SABE lo que va a encontrar: “rubia, esbelta y fantástica, la que marcaba tendencias, la alumna de último curso de secundaria, la chica que todos los chicos deseaban y que todas las chicas querían ser.” Es tan totalmente ridículo que parece una parodia.

Al parecer está cabreada porque tiene miedo de volver al cole, y la autora te lo hace saber diciéndote que “mostraba una cara de pocos amigos y tenía los labios apretados”. Bueno, eso también podría significar que está cagando, pero como la tía es tan totalmente perfecta asumimos que no caga, se alimenta por fotosíntesis y excreta Ambipur por todos los poros de su cuerpo. En fin, la tía se da un baño para tranquilizarse, se pone no sé qué prendas de un color que me da igual, y baja a desayunar con su tía y una cría de cuatro años que seguro que no aporta nada a la historia, pero queda bien porque le harán decir paridas y moñerías como “gugu tata y mamada”. Se nos informa de que la tía Judith “era la clase de mujer que siempre parecía vagamente aturallada”. He buscado “aturallado” en el diccionario y no sale, no sé qué coño quiere decir (¿quizá aturullada?), pero que sepáis que sólo lo es vagamente, esto es súper importante para la historia.

En fin, que la niña pasa de desayunar, porque como digo, no degluta comida como la plebe, y sale a la calle y se detiene en el porche. Entonces comienzan un montón de analogías y adjetivos para explicarte que le han vuelto los malos rollos, que la calle está vacía de gente pero es como si estuviera llena de gente, que alguien le mira, que se siente como si tuviera la bragueta abierta. Y te dicen que es porque el aire era sofocante y “el cielo sobre su cabeza (hombre, se especifica para que no te creas que se trata del cielo bajo sus pies) no era azul, sino lechoso y opaco, como un cuenco gigante vuelto boca abajo”. No entiendo esta analogía.

El cuervo que está por ahí haciendo sus cosas de cuervo

El cuervo inmóvil de Despertar
El cuervo inmóvil que te mira con esos ojos, esos ojos viciosos.

Entonces la niña se da cuenta de que hay un cuervo mirándola desde un árbol de membrillos que hay en su jardín. Joder, no podía ser un pino o un platanero, árboles más o menos normales, las niñas de la realeza tienen putos membrillos en su jardín. Pues nada, que al parecer no sopla ni un ápice de viento porque “era un cuervo, tan inmóvil como las hojas teñidas de amarillo de su alrededor”. Pa mí que el cuervo está disecado. Al parecer tiene “arcos iris centelleando en sus plumas negras”, y cuando vuela se oye de fondo la canción de los maricas rumanos de maricatúmaricayó, es un cuervo muy liberal, y le gusta la carne y el pescao porque se queda mirando a la pava esta con lascividad: “La miraba del modo con que los chicos la miraban cuando llevaba un bañador o una blusa muy fina”. El cuervo seductor. La niña, como va más calentorra que la Gran Vía madrileña a finales de Julio, se pone cachonda y eso le da el súper poder de causar explosiones con objetos corrientes, como si fuera una película de Michael Bay, así que pilla una piedra y se la tira al pobre pajarito. “Hubo una explosión de hojas, pero el cuervo remontó el vuelo indemne”.

El cuervo también tiene súper poderes, porque es capaz de batir las alas de manera que “hacían tanto ruido como toda una bandada de cuervos”, y es capaz de levantar VIENTO con ellas: “…alborotando sus cabellos rubios con el viento producido por las alas”. Qué me estás contando, esto me suena a una lucha de Pokémon. Cuervo lascivo apareció! cuervo lascivo usó Mal de Ojo. Pedorra calentorra usó piedra explosiva. Pedorra calentorra falló. Cuervo lascivo usó vuelo. Long John Smith usó exageración. Cuervo usó chirrido, la defensa de Pedorra bajó mucho. Cuervo lascivo usó tornado. El pelo de Pedorra se encuentra alborotado. Y así todo. En fin, que el cuervo se larga, la petarda se larga, el cielo vuelve a ser normal, y el membrillo supongo que se queda sin hojas, porque después de esa explosión ya me dirás.

El cuervo que se excita con los vampiritos de purpurina

El Cuervo Moreno de Despertar, de L.J.Smith
El cuervo moreno que te mira con esos ojos, esos ojos viciosos.

Ahora aparece el tal Stefan en escena, que le está sorbiendo la carótida a un conejillo. Stefan ya tomaba el sol, leía mentes y se alimentaba de animales antes de que se pusiera de moda con Crepúsculo, es un pionero del veganismo vampírico. Sabemos que es el vampiro bueno de la historia porque se nos aclara que no quería matar al conejo. Se siente culpable, pero sólo le dura unos cuatro segundos, él se aflige lo justo porque tiene un pasado oscuro y ya ha visto muchas desgracias en su vida, tiene el corazón curtido debido a las contingencias de su existencia. Blablabla rollo rollo.

En fin, que el parásito este de cara lavada con aguarrás intenta leerle la mente al cuervo lascivo, que ahora le está mirando a él y probablemente se lo esté imaginando en pelotas, porque es un cuervo pervertido, con el viento de sus alas levanta las faldas a las zagalas que pasan por ahí, sus preferidas son las del uniforme de marinerita. Bueno, ya. Y nada, el capítulo acaba con Stefan yendo hacia el instituto y conmigo aquí con el cerebro supurante. Ugh.

 

Mi firma

 

Deja un comentario